¿Qué es y cómo funciona un detector de movimiento?

Hoy en día la mayoría de los equipos de protección para el hogar están equipados con uno o varios detectores led de movimiento. El detector de movimientos, es un pequeño dispositivo que permite identificar cualquier movimiento que se realice delante de su ángulo de visión. Al identificar una presencia el sistema de seguridad se activa de diversas formas: haciendo sonar la sirena de alarma, bloqueando los accesos a la vivienda, encendiendo una potente luz que enfoque al presunto intruso, o dirigiendo un poderoso chorro de agua hacia él. ¡Vivan los detectores de movimiento!

¿Hasta qué punto son fiables los detectores de movimiento?

El detector de movimiento es un accesorio que se lleva utilizando en los sistemas de seguridad para el hogar desde hace mucho tiempo. ¿Por qué? Pues simplemente, porque este tipo de sensores son capaces de captar una presencia sospechosa y enviar automáticamente una señal de alerta al equipo de alarma en el que está integrado. El detector de presencia (provisto a su vez de un sensor de movimiento con bombillas led), barre la zona de su ángulo de visión y da el aviso de alarma en caso de identificar algún tipo de movimiento sospechoso.

La activación de la alarma, captura de imágenes (en las cámaras conectadas que cuenten con un dispositivo para captar las imágenes) o el envío de avisos de alerta, son algunas de las acciones que desencadena el dispositivo detector de movimiento.

Netatmo Info

Los detectores más sofisticados son capaces de identificar y comparar el movimiento de un ser humano, con el de un animal o cualquier otro tipo de obstáculo o movimiento irrelevante (como, por ejemplo, un balón al rodar). Esta función es muy útil, sobre todo, porque evita falsas alarmas cada vez que la pelota del niño o la mascota de la familia se colocan delante del campo de visión del detector de seguridad.
Y esto ¿cómo se consigue? Simplemente, porque el captor de movimiento es capaz de analizar la intensidad de la radiación infrarroja emitida. Después de analizarla, deduce si se trata de un movimiento inofensivo o amenazante.

¿Qué es exactamente un captor-detector infrarrojo o PIR?

Como ya hemos señalado en alguna ocasión anterior, los modernos detectores (llamados también sensores de movimiento pir), con tecnología de última generación, suelen estar equipados con dispositivos de infrarrojos. El detector de movimiento pir detecta la radiación infrarroja emitida de forma natural por la persona o animal que pasa por delante de su campo de acción, y de este modo señalan su presencia.

En ese caso, hablamos de un sensor de movimiento PIR. El acrónimo inglés PIR corresponde a la expresión: Passive Infra Red.

Netatmo Info

Existen otro tipo de tecnologías de detección de movimiento basadas en las ondas de la tecnología PIR. Entre ellas, el sensor de movimiento de microondas y el sensor de movimientos de ultrasonidos

¿Cómo activan las señales de alarma los sensores de movimiento infrarrojos?

Los detectores, equipados con pequeñas bombillas infrarrojas no solo se limitan a detectar movimientos. Este mini detector de movimiento cada vez tiene más prestaciones. He aquí algunas de ellas:

  • Iluminación automática

Cuando el sensor detector de movimiento capta algo sospechoso, se activa una luz que ilumina de forma potente la superficie en la que se detecta la presencia. Esta iluminación led tiene una doble función: en el caso de que se trate de un intruso, la luz actúa como elemento disuasorio. Si por el contrario se trata de alguien conocido, la luz sirve para iluminar el acceso a la vivienda. Para ambos casos, el sistema debe estar configurado con las funciones de activación de las bombillas led para la iluminación, y el reconocimiento facial.

  • Apertura automática

Cuando el captor detecta algún movimiento, se activa la apertura automática del objeto en el que está integrado: grifo, puerta, chorro de agua, puerta de ascensor, etc. Para señalar que se ha percibido un movimiento el detector enciende una pequeña luz led, integrada en el dispositivo.

Guía rápida para la instalación correcta de un detector de movimiento

De poco o nada servirá contar con un sistema de seguridad de máxima tecnología si los diferentes dispositivos no se colocan en el lugar adecuado.

Antes de agregar al carrito su nuevo kit de protección y colocar las cámaras y detectores de movimiento en las zonas de acceso a la vivienda, hay que recordar lo que dice la ley al respecto. Debido a la normativa sobre la protección de datos y el derecho a la intimidad y privacidad de las personas, está terminante prohibido que las cámaras de seguridad privadas puedan captar imágenes de la vía pública sin una autorización oficial explícita por parte de las autoridades competentes. En caso contrario, el infractor se enfrentará a sanciones legales.

Con estos datos en mente ya podemos colocar los diferentes dispositivos del sistema de protección, de la forma adecuada:

  • Elegir una zona sin obstáculos que dificulten la detección de movimientos: paredes, tabiques, o zonas con una importante entrada de luz o calor que podrían dificultar la detección de los infrarrojos.
  • Limitar la distancia máxima ente el detector y la zona a vigilar
  • Verificar la eficacia del ángulo de detección del dispositivo
  • Si el sensor se va a colocar en una zona de interior, lo más adecuado es instalar el detector centrado en el techo (se puede elegir un modelo de techo empotrable) o en una pared.

Conclusión:

El detector de movimiento por infrarrojos forma parte del equipo de accesorios del kit de alarma del hogar. Permiten obtener un stock de imágenes térmicas ya que su tecnología se basa en la temperatura de los cuerpos y no en la existencia o falta de luz. Ese es el motivo de que este tipo de detectores puedan captar imágenes tanto de día, como en condiciones de poca o ninguna visibilidad.

Los detectores de movimiento infrarrojos, al detectar un movimiento, pueden activar otro tipo de dispositivos (chorro de agua, foco de luz, etc.). Este tipo de acciones tienen un efecto disuasorio para incrementar y completar el nivel de protección del sistema de seguridad de la vivienda.