¿Cómo reconocer la intoxicación por monóxido de carbono?

La intoxicación por monóxido de carbono (CO) es más frecuente durante el período invernal. También es la principal causa de envenenamiento en los países industrializados. Dado el elevado número de personas que son intoxicadas cada año, (en algunos casos, con resultado de muerte), es importante saber cómo reconocer los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono para actuar lo más rápido posible y limitar su impacto en la salud. ¡La prevención y la información son nuestra mejor garantía de protección!

¿Cuáles son las causas del envenenamiento por monóxido de carbono?

Las intoxicaciones por monóxido de carbono pueden afectar a cualquier persona que utilice calefacción de leña o carbón, gas o derivados del petróleo. Las estufas, calentadores de agua y otros elementos de producción de calor también pueden producir este gas altamente tóxico. De hecho, la calefacción por combustión es el principal causante de este gas, sobre todo, cuando hay defectos de ventilación o instalación.

Para que se produzca una intoxicación, primero debe haber una liberación de monóxido de carbono. Esto ocurre cuando se produce una combustión incompleta del material a quemar, lo que desencadena una reacción química que a su vez provoca la liberación de este gas, muy peligroso para los seres vivos.

Los conductos de evacuación de gases mal mantenidos, aparatos obsoletos, una ventilación bloqueada o incluso un uso inadecuado de la calefacción pueden producir emisiones de monóxido de carbono por combustión incompleta. A continuación, el gas se expandirá por la habitación y se mezclará con el aire hasta ocupar todo el espacio, haciendo que la persona termine respirando monóxido de carbono. A diferencia del humo, el CO no sube hacia arriba y eso hace que se produzca la intoxicación por inhalación.

Cualquier persona que esté expuesta a este gas está en riesgo: el monóxido de carbono reemplaza el oxígeno en la sangre en muy poco tiempo, causando muchos síntomas de intoxicación, incluso provocando la muerte en menos de una hora. Para explicarlo de forma más concreta, el individuo inhala el monóxido de carbono producido durante la combustión y este se adhiere a los glóbulos rojos que se encargan de distribuir oxígeno en la sangre. Esto les impide transportar oxígeno a las células en cantidad suficiente, lo que lleva a la asfixia, con múltiples consecuencias.

En países como el nuestro, la intoxicación por monóxido de carbono es un motivo frecuente de hospitalización. Por tanto, la instalación de un detector es un acto preventivo eficaz para asegurar, en la medida de lo posible, la prevención de enfermedades y riesgos relacionados con el monóxido de carbono.

Netatmo Info

Si tiene la más mínima duda sobre una posible intoxicación por monóxido de carbono, ventile inmediatamente la habitación, apague los dispositivos de combustión y contacte con el 112 para recibir un diagnóstico y atención médica inmediata.

Los síntomas, peligros y riesgos de la intoxicación por monóxido de carbono

Durante los primeros minutos de exposición al gas, la persona experimenta los primeros síntomas de envenenamiento por monóxido de carbono. Los efectos sobre la salud se van volviendo más graves mientras mayor sea la duración de la exposición, sobre todo, a medida que el monóxido de carbono se va esparciendo por la sangre, adhiriéndose a la hemoglobina y reemplazando al oxígeno.

Los primeros síntomas de intoxicación son dolor de cabeza, mareos, náuseas y, a veces, vómitos, visión borrosa, dificultad para respirar o dolor de estómago.

La intoxicación por monóxido de carbono se manifiesta en su inicio, por un malestar real que puede tener graves consecuencias para la salud. Pero la situación empeorará a medida que aumente el tiempo de exposición.

En los casos de intoxicación aguda, la persona afectada corre el riesgo de perder el conocimiento e incluso morir al cabo de aproximadamente una hora. De hecho, muchas de estas intoxicaciones con resultado de muerte ocurren durante la noche: las víctimas se intoxican mientras duermen y ya no vuelven a despertar.

Las intoxicaciones por monóxido de carbono son, por tanto, un peligro real en nuestro país, especialmente en invierno, cuando hay en funcionamiento muchos tipos de calefacción. Afortunadamente, tomando una serie de precauciones, podemos protegernos eficazmente contra estos riesgos.

Netatmo Info

Una intoxicación puede provocar trastornos neurológicos a medio plazo. Entre ellos, el síndrome secuelar post-intervalario, que suele ser reversible, que provoca irritabilidad o deterioro de la memoria.

¿Cómo evitar la intoxicación por monóxido de carbono?

En nuestro país, el número de intoxicaciones por monóxido de carbono se ha reducido durante la última década. Esto se debe al uso de dispositivos mejores y más fiables, a una mayor comunicación y más información sobre el tema y, por tanto, a la adopción de mayores precauciones, así como al incremento del uso de detectores de monóxido de carbono.

** Tomar medidas preventivas contra la intoxicación por monóxido de carbono (y contra otros gases tóxicos) **

Una vez que la intoxicación ha comenzado, a menudo suele detectarse demasiado tarde y la salud se verá afectada en mayor o menor medida. Por tanto, será necesario tomar medidas de prevención para evitar en lo posible la liberación de monóxido de carbono.

Existen diferentes formas efectivas de prevenir la intoxicación por monóxido de carbono (y otros gases):

  • Hacer que un profesional cualificado revise y mantenga todos los años los dispositivos de calefacción y los electrodomésticos.

  • Ventilar a diario el interior de la vivienda durante al menos diez minutos

  • Evitar dejar los calentadores auxiliares funcionando continuamente

  • Colocar los generadores fuera de casa

  • Asegurarnos de que las rejillas de ventilación, salidas / entradas de aire y conductos permanezcan en buenas condiciones y no estén bloqueados

  • Reemplazar los dispositivos antiguos por otros nuevos y más fiables

  • Saber reconocer los primeros síntomas y reaccionar de inmediato en caso de duda

** Instalar un detector de monóxido de carbono para limitar el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono **

Dado que el monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro, insípido, no irritante y, por lo tanto, completamente invisible, no existe una forma 100% eficaz de detectar su presencia en la atmósfera. Una vez que el gas se libera y entra en nuestro organismo, el envenenamiento por exposición se produce rápidamente, por lo que todavía en nuestro país se cuentan por miles los casos de intoxicación cada invierno.

Afortunadamente, la intoxicación por concentración de CO no es algo inevitable. En los últimos años, los detectores se están generalizando como método de prevención frente los riesgos del monóxido de carbono.

En general, el método más seguro para evitar la intoxicación por monóxido de carbono es instalar un detector de CO, que, al igual que los detectores de humo con CO2, activa una alarma sonora en cuanto detecta un nivel demasiado alto de ppm, o concentraciones significativas de monóxido de carbono en el aire.

En nuestro país, no es obligatorio instalar este tipo de detector en casa, aunque se recomienda vivamente para evitar intoxicaciones. Si decide equipar su casa o apartamento con uno de estos dispositivos, lo ideal es colocar un detector (o sensor) en cada habitación donde haya un calentador (que no sea eléctrico), para detectar el gas desde su origen y hacer sonar una alarma antes de los primeros síntomas de intoxicación de monóxido de carbono.

El detector debe instalarse en una pared, a la altura de los ojos, y entre 1 y 3 metros del dispositivo. Esta es una gran diferencia con los detectores de humo, que se colocan en el techo.

** Es mejor prevenir que curar, especialmente cuando se trata de evitar la intoxicación por monóxido de carbono. Hay diferentes soluciones y mucha información para evitar que esto suceda ni poner en riesgo su salud. **