¿Cuál es el principal peligro del monóxido de carbono?

El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro y no irritante, pero supone un peligro real para los seres vivos ya que causa muchos efectos nocivos para la salud. Además, frente a una exposición prolongada, es potencialmente mortal. Pero, ¿cuáles son los riesgos de intoxicación por monóxido de carbono? ¿Qué dispositivos podemos usar para incrementar nuestra protección y la seguridad del hogar?

Síntomas, que pueden ser graves, por inhalación de monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas que supone un verdadero problema de salud pública. De hecho, en nuestro país, es el causante de miles de intoxicaciones al año, la mayoría de las cuales se producen durante el período invernal. Y aún peor: los accidentes relacionados con este gas son la principal causa de intoxicación en los países industrializados. ¿La razón? La gran cantidad existente de aparatos de calefacción, estufas, o sistemas que queman combustible como el carbón.

El monóxido de carbono no implica un peligro de incendio como otros gases, pero sí muchos riesgos para la salud. Entre ellos, el envenenamiento por monóxido. Tras la inhalación, las moléculas de CO reemplazan rápidamente a las moléculas de oxígeno en la sangre. Aunque es indetectable para los sentidos humanos, este gas es sumamente peligroso ya que hace que el monóxido de carbono ocupe el lugar del oxígeno en la hemoglobina (el pigmento rojo en la sangre que distribuye el oxígeno por todo el cuerpo).

Esta inhalación provoca efectos nocivos, que se irán agravando a medida que se alargue la exposición al monóxido de carbono:

  • dolor de cabeza

  • mareos

  • náuseas

  • alteraciones de la visión

  • dolor de estómago

  • vómitos

  • pérdida de consciencia

La exposición al monóxido también puede ser letal tras una hora de exposición e inhalación. Por tanto, el peligro de estas intoxicaciones por concentración de monóxido de carbono es muy real, al igual que los síntomas que pueden aparecer desde los primeros minutos de exposición al gas.

Ante el más mínimo de estos síntomas debemos reaccionar sobre todo si estamos utilizando aparatos domésticos que queman materiales combustibles, como chimeneas, calderas o calentadores: calefacción de leña, calefacción de gasoil (fuel oil, gasolina, etc.), calefacción de gas (butano, propano, gas natural, etc.). Es de importancia vital reaccionar ante los primeros síntomas para evitar accidentes relacionados con el monóxido de carbono. Esto se puede conseguir fácilmente, simplemente, con una ventilación adecuada e instalando detectores de monóxido de carbono en la vivienda.

Cuantos más calentadores de combustión encienda, mayor será el peligro y el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono.

Netatmo Info

El monóxido de carbono es el resultado de una mala combustión (combustión incompleta) dentro de un dispositivo de combustión o motor (gas, madera, gasolina, carbón …).

Peligros no reconocidos del monóxido de carbono

El monóxido de carbono actúa como un gas tóxico asfixiante y altamente venenoso. Ahora, ya conocemos sus múltiples síntomas, desde los más molestos hasta los más peligrosos, como en el caso de envenenamiento por monóxido de carbono. En solo unos minutos, es absorbido por el cuerpo. De ahí los niveles de alerta definidos por el gobierno:

  • El 0,1% de monóxido de carbono en el aire mata en solo 1 hora

  • El 1% de monóxido de carbono en el aire mata en tan solo 15 minutos.

  • 10% de monóxido de carbono en el aire mata instantáneamente

Otro peligro de la inhalación de monóxido de carbono, obviamente, aparte del hecho de ser un gas muy nocivo para la salud de todos los mamíferos (incluso mortal), es que se difunde muy rápidamente por la atmósfera. Esto se debe a que, a diferencia del humo, el monóxido de carbono es más pesado que el aire, por lo que no sube, sino que se mezcla con el aire ambiental.

** Dos intoxicaciones por monóxido de carbono al precio de una **

Solemos hablar de “intoxicación por gases”, aunque realmente hay dos tipos: intoxicación crónica e intoxicación aguda.

  • La intoxicación leve por monóxido de carbono se denomina "crónica" y no tiene consecuencias graves. Los únicos síntomas que se sienten son dolores de cabeza, náuseas y, en ciertos casos, un estado de confusión mental.

  • La intoxicación aguda por CO es más grave, ya que puede causar mareos, pérdida del conocimiento, rigidez muscular e incluso coma y fallecimiento por envenenamiento.

** Principales causantes de los accidentes relacionados con el monóxido de carbono **

Aunque el monóxido de carbono es un gas muy peligroso que emana de los aparatos de combustión, en la mayoría de los casos, los accidentes se pueden evitar.

La mala evacuación de los productos de combustión es la primera causa de intoxicación. Un conducto de humos bloqueado o mal dimensionado impide una combustión adecuada y provoca la emisión de este peligroso gas: el monóxido de carbono.

También puede haber otros factores involucrados en el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono. Entre ellos, la falta de ventilación (o una salida de aire bloqueada) en la habitación. Un deficiente o insuficiente mantenimiento de los dispositivos de la calefacción también son causa de muchos accidentes por CO. Por tanto, los insertos, estufas, e incluso los calefactores auxiliares portátiles deben ser revisados y mantenidos con regularidad.

Unas veces porque están obsoletos, y otras por el mal uso, los radiadores y calentadores de también suelen ser fuente de emisiones de monóxido de carbono.

Conocer estas causas significa poder prevenir mejor los accidentes. En unos diez años, el número de intoxicaciones de este tipo se ha incrementado en países como el nuestro. Entre todas estas intoxicaciones por monóxido de carbono, casi una cuarta parte son graves y provoca varias muertes cada año.

Netatmo Info

El 86% de las intoxicaciones por monóxido de carbono ocurren en los hogares, 3 de cada 4 intoxicaciones están relacionadas con una instalación de calefacción conectada, como una caldera, estufa, radiador o calentador de agua.

Envenenamiento por monóxido de carbono: ¿qué hacer?

El peligro del monóxido de carbono es, por tanto, una realidad: es un gas que debe detectarse lo antes posible para limitar su impacto en la salud. Es urgente tomar medidas tan pronto como observemos algún síntoma que parezca estar vinculado al monóxido de carbono (por ejemplo, si tenemos una estufa encendida en pleno invierno). Aquí tenemos varias recomendaciones oficiales para la intoxicación por monóxido de carbono:

  • Ventilar el local lo más rápido posible, abriendo puertas y ventanas

  • Apagar inmediatamente los aparatos de combustión en todo el edificio.

  • Evacuar el local

  • Contactar con los servicios de emergencia, o llamar directamente al 112

  • Buscar el consejo de un experto en calefacción o un bombero que nos dé información, antes de regresar a la casa afectada

Cuanto antes se detecten los primeros síntomas, antes se podrá actuar. Por ese motivo, colocar un detector de monóxido de carbono es una buena solución para ser alertado tan pronto como una combustión incompleta emita CO.

** Entre los accidentes domésticos, las intoxicaciones por monóxido de carbono son un riesgo real. Para reducir el número anual de casos de intoxicación, es fundamental tomar precauciones en las instalaciones de calefacción y equiparse con un detector de monóxido de carbono. **