Válvula termostática

Las válvulas termostáticas son equipamientos que se instalan en los radiadores de agua para modular su temperatura. Instaladas en cada habitación, le ayudan a mantener una temperatura ambiente ideal de acuerdo con el nivel de confort deseado en cada zona de la casa. Tanto si son de tipo convencional, electrónicas o inteligentes, son fáciles de usar y ahorran energía.

Funcionamiento de las válvulas termostáticas

Una válvula termostática se instala en la tubería de entrada de agua caliente de cada radiador para modular el caudal de agua caliente. Consta de varios elementos: una válvula y una sonda.
* Sonda de temperatura
El sensor de la válvula termostática se utiliza para medir la temperatura de la estancia. Una temperatura ambiente que puede variar en función del ajuste de la calefacción, pero también de la hora del día, del calor de los rayos del sol que entran por la ventana, del número de personas en la habitación, del calor producido por los aparatos en funcionamiento… Teniendo en cuenta todos estos elementos, la válvula termostática podrá adaptar con más precisión el funcionamiento de la calefacción para mantener el calor constante en la habitación. Esto evita el calentamiento innecesario o incluso el sobrecalentamiento cuando la temperatura ya es lo suficientemente alta.
La sonda puede integrarse en la válvula o montarse a distancia para no distorsionar las lecturas de temperatura cuando el radiador está cubierto por un panel o en una zona encajada.
* Válvula termostática
La válvula es el órgano de control propiamente dicho. Es la que regulará el caudal de agua caliente en función de la temperatura medida por la sonda. Por lo general, está equipada con un mando de control que le permitirá seleccionar el nivel de calor en la habitación. Este ajuste puede ser manual, en cuyo caso la válvula está equipada con un mango o una palanca graduada con varias posiciones que corresponden a los diferentes grados de calentamiento. El ajuste también puede ser electrónico e incluso controlado a distancia en caso de un dispositivo inteligente.

Las válvulas termostáticas se pueden instalar en todo tipo de radiadores de agua independientemente de su caldera y del sistema de calefacción central (gasóleo, madera, gas natural, etc.). Estas regulan la temperatura en cada habitación y se pueden utilizar incluso si ya tiene un termostato de ambiente en casa. Es la solución ideal para mejorar el confort en función de las habitaciones de su vivienda y de acuerdo con sus necesidades.

Regulación de la temperatura ambiente en cada habitación

No es necesario mantener una temperatura uniforme en toda la casa y tiene más sentido, tanto en términos de confort como de ahorro energético, regular la calefacción en función del uso de cada habitación.
El Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) recomienda una temperatura diferente para cada zona de la vivienda. En habitaciones como la sala de estar, una temperatura de 19-20 °C es suficiente, o incluso menos si está ausente. En las habitaciones no es necesario calentar a más de 16 o 17 °C. La temperatura ambiente puede ser incluso más baja en los pasillos o en las habitaciones desocupadas (habitación de invitados, vestidor, etc.). Por otro lado, es necesario un mayor confort en el baño al salir de una ducha o bañera: no dude en ajustar la válvula termostática de este radiador a 20 o 21 °C. Las válvulas termostáticas están generalmente equipadas con una posición antihielo para no sobrecalentarse durante una ausencia prolongada sin que la casa se enfríe demasiado.

Ahorre energía con las válvulas termostáticas

La regulación de la calefacción permite así un bienestar adaptado a cada ambiente y a su actividad. También es una excelente manera de ahorrar energía. Según el IDAE, la instalación de válvulas termostáticas puede ahorrarle hasta un 10 % de su factura energética opta por un modelo electrónico con programación, si utiliza válvulas termostáticas además de un termostato de ambiente o si su estilo de vida no requiere un ambiente excesivamente templado en el hogar.
Más allá del ahorro energético obtenido, una instalación de calefacción de este tipo es un gesto esencial para el planeta. No solo ahorra en el precio de su factura de gas natural o de madera, sino que también reduce las emisiones de CO2 liberadas por su sistema de calefacción. Descubre todos nuestros productos

Válvulas termostáticas: una instalación de bajo coste

La otra ventaja de instalar válvulas termostáticas en sus radiadores es el bajo precio de las válvulas. Son muy asequibles, e incluso los productos avanzados no tienen un precio excesivo. De este modo, podrá rentabilizar rápidamente sus válvulas con la reducción de su factura energética.

Razones para elegir válvulas termostáticas electrónicas

Además de los clásicos productos de regulación manual también existen las válvulas electrónicas. Estos productos permiten una mejor regulación de la temperatura, generalmente con una precisión de medio grado, o incluso una décima de grado, y son fáciles de ajustar gracias a la pantalla digital.
La otra ventaja de una válvula termostática electrónica es la posibilidad de programar la calefacción según su estilo de vida: usted define los intervalos de tiempo de presencia y ausencia con diferentes temperaturas. No hay necesidad de mantener el radiador del cuarto de baño funcionando a plena capacidad durante el día o de calentar las salas de estar cuando usted está fuera. Esta regulación le permitirá ahorrar aún más energía y rentabilizar aún más el precio de compra de las válvulas termostáticas.

Válvulas termostáticas inteligentes, ¿cuáles son sus ventajas?

Entre los productos de control termostático también encontramos las válvulas inteligentes. Al igual que las demás válvulas termostáticas, permiten dosificar con precisión el calor suministrado por cada radiador en función del entorno térmico y programar franjas horarias en función del uso de cada zona de la vivienda. Pero las ventajas de las válvulas inteligentes no acaban ahí.
Además, cada válvula inteligente puede ser controlada a distancia a través de una aplicación en su smartphone. Dondequiera que esté, usted mantiene el control de sus válvulas termostáticas. Incluso puede regular las válvulas, y por tanto los radiadores, simplemente usando la voz si las válvulas son compatibles con los asistentes virtuales de Google Home y Apple HomeKit.
Además, no se limite a definir los intervalos horarios de calefacción para el día: puede crear una auténtica planificación adaptada a sus hábitos. Y finalmente, toda esta tecnología no le impide regular manualmente las válvulas inteligentes simplemente manipulando la válvula como si se tratase de una válvula termostática convencional.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información