Precipitación

El término precipitación se utiliza en meteorología para referirse a todos los fenómenos de la caída de agua del cielo en cualquier forma: lluvia, granizo, nieve, etc. La precipitación se conoce generalmente como precipitaciones, en plural, para reflejar la diversidad de estos eventos climáticos.
La medición de las precipitaciones proporciona datos esenciales para determinar el clima de una región. La frecuencia e intensidad de la precipitación de agua en el suelo es un factor determinante para la habitabilidad de una zona geográfica y la fertilidad de sus tierras. Una cierta cantidad de precipitación es esencial para la vida y el crecimiento de las plantas.

¿Qué entendemos exactamente por precipitaciones?

En química, la precipitación se define como la mezcla de dos soluciones para producir un precipitado, a menudo en forma de cristales. En meteorología, el término se utiliza para referirse a gotas de agua o cristales de hielo que, al ser sometidas a un proceso de condensación y agregación en las nubes, se hacen más pesadas y caen de la atmósfera al suelo.
Las nubes están compuestas en gran parte por agua condensada en forma de partículas sólidas o líquidas muy pequeñas suspendidas en la atmósfera. Estas partículas de nubes crecen y se fusionan gradualmente por coalescencia. Cuando su tamaño supera los 100 µm, se hacen más pesadas y acaban cayendo a la superficie del suelo por influencia de la gravedad. Esto es lo que se denomina precipitación. Parte de esta agua a veces se evapora antes de tocar el suelo, conocida como virga; el resto de la precipitación cae al suelo en varias formas dependiendo de las condiciones atmosféricas y climáticas, y especialmente en función de la temperatura.

Tipos de precipitaciones

Si la precipitación es siempre agua, esta puede ser líquida o sólida, con matices según el tamaño de las partículas, gotas y cristales. Cuando hablamos de precipitaciones, solemos pensar en lluvia, pero también se observan con frecuencia otros fenómenos.
* Lluvia: cuando la precipitación no se somete a una temperatura inferior a 0°C, cae al suelo en forma de gotas de diferentes tamaños, de 0,5 a 6 mm. El tamaño de las gotas y la presencia o ausencia de viento influyen en la velocidad de caída de las gotas.
  • Llovizna: la llovizna se define como lluvia muy ligera, cuando el tamaño de la gota está entre 0,1 y 0,5 mm.
  • Granizada: la granizada es un tipo de precipitación sólida. El granizo, cristales de hielo de hasta 5 cm de diámetro, se precipita al suelo a gran velocidad.
  • Perdigones de hielo: mitad lluvia y mitad granizo, los perdigones de hielo suelen encontrar temperaturas negativas al caer al suelo. La capa exterior se ha congelado, pero el centro ha permanecido líquido. El diámetro de la precipitación raramente supera los 5 mm.
  • Nieve: cuando el vapor de agua se acumula en cristales por el efecto del aire frío y no se derrite durante su caída, la precipitación puede tomar la forma de copos de 6 caras cuyo tamaño varía, de promedio, de 2 a 20 mm.
  • Llovizna gélida o lluvia helada: la precipitación gélida se produce cuando la temperatura del aire cerca del suelo es negativa mientras que es más alta en las capas superiores de la atmósfera. La lluvia se congela cuando se acerca al suelo y forma las denominadas placas de hielo tan temidas en las carreteras.
Estas diferentes formas de precipitación también pueden mezclarse durante un mismo episodio: cuando la nieve se mezcla con la lluvia, por ejemplo.
Además, los profesionales del clima distinguen dos tipos principales de precipitación: estratiforme y convectiva.
  • Precipitación estratiforme: generalmente derivada de las nubes de estratos en áreas de baja presión, la precipitación es de baja intensidad pero cubre un área grande.
  • Precipitación convectiva: en cambio, esta precipitación es de corta duración pero muy intensa. Este es el caso de los chubascos o de las tormentas eléctricas que resultan de condiciones atmosféricas inestables y que a menudo se asocian con nubes del tipo "cúmulo".
Descubre todos nuestros productos

¿Cómo se mide la precipitación?

La meteorología (o el tiempo) estudia los fenómenos atmosféricos. La observación de diferentes parámetros físicos y químicos permite caracterizar el clima de una zona determinada y hacer un pronóstico del tiempo que va a hacer. Para ello, la meteorología utiliza diferentes aparatos y sensores para conocer la temperatura, la dirección y la velocidad del viento o la presión atmosférica.
Las estaciones meteorológicas más completas también incluyen un pluviómetro, un dispositivo que mide las precipitaciones, es decir, la cantidad de lluvia o nieve que cae en una zona determinada y durante un período determinado. Por lo general toma la forma de un embudo que recoge el líquido en un tubo graduado para que el usuario pueda leerlo con mayor facilidad.
Las precipitaciones se miden en milímetros o en litros por metro cuadrado. El proceso de captación de precipitaciones puede ser manual o electrónico. Incluso hay pluviómetros inteligentes que recogen información sobre las precipitaciones y proporcionan una medición acumulativa del líquido recogido así como un historial para estudiar la evolución de los resultados relacionados con estos fenómenos climáticos.

¿Por qué es útil conocer el nivel de precipitación?

Conocer la intensidad y la frecuencia de las precipitaciones no solo significa aprender a predecir mejor cada fenómeno meteorológico, sino también disponer de datos muy locales sobre los elementos. Esto también permite verificar los mapas PQP (previsión cuantitativa de precipitaciones) pronosticados por expertos meteorológicos que evalúan la precipitación acumulada que se espera que caiga en la superficie del suelo.
Saber exactamente cuánto líquido ha caído también permite a los agricultores y jardineros gestionar mejor el suministro de agua en el suelo para un buen crecimiento de los cultivos.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información