Pluviómetro

Un pluviómetro es un instrumento utilizado en meteorología para medir la cantidad de lluvia en un período de tiempo determinado. Ya utilizado por los griegos en el año 500 a.C. para cuantificar las precipitaciones, este dispositivo, que antes estaba reservado a los profesionales, ahora tiene su lugar en los hogares. Los aficionados a la meteorología disfrutarán usándolo para mejorar sus observaciones y los jardineros los usarán para planificar sus actividades y el riego.

¿Cómo funciona un pluviómetro?

La función de un pluviómetro es medir la cantidad (en volumen o masa) de precipitación, es decir, lluvia, pero también nieve y granizo, que ha caído en un área y período determinados. Esta cantidad se expresará en milímetros o en litros por m2 en relación con la superficie
Tradicionalmente, los pluviómetros adoptan la forma de un embudo, también conocido como colector, que recoge el agua de lluvia durante la lluvia y la guía, ya sea a una especie de cilindro graduado que debe ser vaciado manualmente después de leer el nivel para los modelos más rudimentarios, o a un sistema de cazoletas basculantes más elaborado que mide el agua caída antes de descargarla. El sistema de cazoleta le permitirá tomar la medida continuamente, sin tener que vaciar el agua entre cada una de sus lecturas, y evitará errores de lectura debidos a la evaporación. Hoy en día, la mayoría de los pluviómetros están equipados con sensores electrónicos que registran los datos del dispositivo y los transmiten de forma remota a una estación meteorológica.
Para obtener mediciones fiables del nivel de precipitación en el suelo es mejor colocar el pluviómetro sobre una superficie plana, en un área abierta donde toda el agua que cae del cielo pueda ser recogida por el colector. Generalmente se recomienda colocar la unidad a una altura desde el suelo entre 50 cm y 2 m. Esto facilitará la instalación y la lectura de las medidas en el caso de una probeta graduada. Colocarlo a una altura demasiado alta o en una superficie inclinada podría causar errores en el nivel de lectura. También hay que prestar atención a los errores debidos a la presencia de obstáculos cerca del colector: en caso de viento, el caudal podría parecer menor y el volumen recogido podría ser inferior a la media en el suelo. Descubre todos nuestros productos

¿Cómo elegir entre los diferentes tipos de pluviómetros?

Existen muchos modelos de pluviómetros con diferentes funciones y niveles de precisión. La OMM, la Organización Meteorológica Mundial, recomienda una precisión media de medición de 0,2 milímetros.
En primer lugar, debe elegir el pluviómetro en función de su método de captación, manual o electrónico. El primer tipo requiere que el recipiente se vacíe regularmente, lo que puede ser un problema en caso de lluvia o nieve intensa con caudales elevados o, por el contrario, en caso de calor que favorece la evaporación. En este último caso, el estancamiento puede causar un problema con la precisión de la altura observada. La captación con cazoletas ha demostrado su valía en este campo, pero los entusiastas del método tradicional disfrutan utilizando un instrumento manual.
El método electrónico permite gestionar lluvias de más intensidad, ya que el embudo se vacía gradualmente para hacer frente incluso a un flujo continuo, y los sensores tienen una mayor precisión. A menudo conectado a una estación meteorológica, el sistema transmite los datos directamente a la estación. De este modo, las estaciones tienen la ventaja de conectar en red varios accesorios y sensores que pueden proporcionar información sobre la temperatura, sensación térmica, la velocidad e intensidad del viento y combinar la información sobre las lluvias y nevadas con otros factores que afectan al tiempo y a la temperatura real.

Ventajas de una estación inteligente

Los pluviómetros conectados a estaciones inteligentes son aún más eficientes. Estos le permiten registrar y consultar las lecturas de forma remota, hacer promedios de la información recogida, destacar las tendencias gracias al historial de datos… Incluso puede acceder a las lecturas desde su ordenador o smartphone con la aplicación específica. La conexión en red de las cifras obtenidas por los usuarios permite un análisis aún más amplio.
Algunas estaciones también convierten las mediciones de precipitaciones en recomendaciones, por ejemplo, para regar su jardín, lo cual puede ser útil si la temperatura es alta y la masa de agua ha sido de baja intensidad. Si dispone de una instalación domótica, el riego automático también puede activarse automáticamente.
Independientemente del método elegido, de probeta graduada o de cazoletas, adapte el tamaño del colector de su módulo a la cantidad de lluvia que pueda caer en el área donde vive. Si elige un modelo electrónico, asegúrese de que su autonomía es importante y de que el rango entre los diferentes módulos es suficiente para cubrir la distancia entre las áreas de captación de agua y de análisis.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información