Interoperabilidad

En domótica se habla a menudo de la interoperabilidad de los sistemas. La compatibilidad de los sistemas y del material es, de hecho, una condición central para que el potencial del hogar inteligente se realice plenamente. Pero, ¿qué entendemos exactamente por interoperabilidad y cómo afecta a las interacciones de la domótica?

¿Qué es la interoperabilidad?

La interoperabilidad se refiere a la capacidad de los sistemas para comunicarse entre sí, es decir, para intercambiar información.
  • Interoperabilidad informática
En informática, la interoperabilidad es el grado en que un sistema o producto puede comunicarse con otros sistemas o productos, ya sea mediante el uso de normas comunes o a través de un intermediario de «traducción» denominado bróker que permite pasar de una interfaz a otra.
  • Distintos ámbitos de interoperabilidad
-Interoperabilidad técnica: Se trata de cuestiones técnicas relacionadas con diversos protocolos, formatos e interfaces para los que deben compartirse normas de interfaz que permitan la interoperabilidad.
-Interoperabilidad semántica: Para obtenerla, cada sistema debe interpretar la información intercambiada de la misma manera. De lo contrario, estamos hablando de un conflicto semántico, es decir, de incomprensión entre los dos sistemas.
-Interoperabilidad sintáctica: Se trata de cómo se codifican y formatean los datos. Para comunicarse eficazmente, lo ideal es que ambos sistemas compartan la misma sintaxis.
-Interoperabilidad organizacional: En este caso, el obstáculo para la interoperabilidad no es el intercambio o la comprensión de la información, sino las diferencias en la forma de tratar las interacciones: condiciones de acceso a la información, política de confidencialidad… La interoperabilidad solo puede existir cuando se alcanza un acuerdo entre las dos partes.
  • Un ejemplo concreto de interoperabilidad
La interoperabilidad informática es un factor fundamental en muchos ámbitos. El tratamiento y el intercambio de datos son principios clave en sectores tan variados como la industria, la administración, las comunicaciones, el comercio electrónico… El sector sanitario no es una excepción a este problema. Con la desmaterialización de los datos de salud, el número de datos informatizados no hace más que aumentar. Sin embargo, el intercambio y el tratamiento de estos datos sobre salud es esencial para garantizar el sistema sanitario: coordinación de la trayectoria asistencial del paciente, trabajo de investigación, epidemiología y salud pública…

Se estima que la interoperabilidad es un elemento central del desarrollo digital de los sistemas de salud y todos los sistemas de información deben ser capaces de comunicarse para garantizar la eficacia y la seguridad a la hora de compartir datos. Descubre todos nuestros productos

Interoperabilidad, problemas y desafíos

  • ¿Por qué existe una barrera a la interoperabilidad?
No es casualidad que los sistemas tengan tanta dificultad para comunicarse. Los intereses económicos en juego en la carrera por la informatización han empujado a los diseñadores de sistemas a bloquear la interoperabilidad. Así, cada software, cada aplicación o sistema tiene su propio lenguaje, y solo aquellos que lo desarrollaron conocen su semántica y sintaxis. El objetivo es, evidentemente, que las distintas empresas protejan sus cuotas de mercado, defiendan sus innovaciones y patentes y se mantengan un paso por delante de los competidores menos avanzados tecnológicamente.

La única excepción son los desarrolladores de software de código abierto que fomentan la interoperabilidad mediante la difusión de sistemas y el intercambio del modelo de diseño y el lenguaje para que otros puedan utilizarlos y mejorarlos.

Para superar estas restricciones, todos los agentes del mercado de las TI tendrían que llegar a un acuerdo, y por tanto, definir un interés común sobre la interoperabilidad. La compatibilidad entre sistemas, formatos, software y redes solo puede lograrse mediante la adopción de normas y protocolos estándar. Pero la interoperabilidad es un reto técnico complejo y, para que todos los productos y sistemas sean interoperables, debe haber un firme compromiso de todos los agentes del mercado: empresas, consumidores, organismos de normalización, responsables de la toma de decisiones nacionales, europeos e internacionales.
  • Razones para promover la interoperabilidad
La interoperabilidad tiene beneficios no solo para los usuarios de software y productos, sino también para las empresas que los desarrollan. Un lenguaje común interoperable fomentaría la innovación al hacer accesible el diseño de las mejores soluciones. La puesta en común de los desarrollos y progresos técnicos permitiría poner en común el trabajo de todos y el establecimiento de normas de interoperabilidad únicas facilitaría la integración de nuevos sistemas.

El fin de las restricciones de acceso o de aplicación podría permitir la aparición de una norma común. Validado y compartido por todos, garantizaría la compatibilidad de los formatos y sistemas y la comunicación entre todos los productos técnicos.

Para el consumidor, esta interoperabilidad normalizada sería una garantía de libre elección lejos de los problemas de incompatibilidad que le llevan a equiparse solo con la misma empresa. El mercado, bajo la influencia de la emulación y la competencia, experimentaría un auge de innovación y la oferta, lejos de reducirse, se multiplicaría.

Interoperabilidad y objetos inteligentes

El hogar inteligente es un excelente ejemplo de los beneficios que se pueden derivar de la interoperabilidad. El potencial de la domótica solo se realiza plenamente cuando los protocolos abiertos permiten que todos los sistemas y objetos inteligentes se comuniquen e interactúen.

Por esta razón, algunos fabricantes de productos conectados han optado por la interoperabilidad. Cabe esperar que, con un número creciente de proveedores en el mercado de la domótica, aumente la tendencia a utilizar protocolos y lenguajes compatibles. Porque para que una instalación domótica de Smart home sea verdaderamente rentable, debe ser posible integrar en la misma la mayoría de los productos y servicios inteligentes. De lo contrario, el usuario solo puede utilizar productos de su proveedor habitual, lo que limita su elección en relación con el alcance del mercado de soluciones inteligentes.

Si aún hoy tenemos que prestar atención a la compatibilidad de los accesorios que se añaden a un sistema Smart Home, podemos estar seguros de que muchos fabricantes como Legrand, que recientemente ha abierto su programa de interoperabilidad a Google, Apple y Netatmo, comprenderán los retos de la interoperabilidad en el contexto del hogar inteligente en un futuro próximo, y que cada vez más de ellos abrirán su protocolo para permitir una mejor interacción entre sus productos y otros accesorios domóticos.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información