Domótica

La domótica se refiere a todas las técnicas utilizadas para controlar y programar, local o remotamente, los equipos y sistemas eléctricos de una vivienda, empresa o edificio. En general, se trata de automatizar tareas a través de instalaciones informáticas y optimizar el funcionamiento de los equipos eléctricos según programas predefinidos o mediciones ambientales.

¿En qué consiste la domótica en una casa?

En concreto, una instalación domótica doméstica controla automáticamente diversos dispositivos y sistemas eléctricos como persianas, puertas y cancelas, tomas de corriente, iluminación, cámaras de vigilancia o incluso el riego automático. El uso doméstico de la domótica simplifica la gestión de la calefacción eléctrica adaptando la temperatura de las estancias a sus hábitos, controla la puesta en marcha de determinadas instalaciones (alarmas, sistemas de audio) e incluso permite la puesta en marcha de determinados sistemas eléctricos (electrodomésticos como aspiradoras, cafeteras) ya que puede conectar las tomas a la instalación eléctrica. Estos sistemas también se pueden aplicar en las empresas para mejorar las condiciones de trabajo.
La implementación de soluciones domóticas optimiza estas diferentes acciones en función de los escenarios programados por el usuario (por ejemplo, aumentar la temperatura de la calefacción antes de levantarse o volver a casa por la noche) o en función de lo que ocurre en la vivienda, como cuando las persianas bajan automáticamente para limitar el exceso de calor en el interior de una habitación.

Domótica y objetos inteligentes

Mientras que las soluciones de domótica se basan principalmente en la electricidad, la llegada de las aplicaciones y los smartphones ha dado un nuevo impulso al hogar inteligente. Ya no se trata solo de controlar los equipos y sistemas eléctricos del hogar, sino también de controlarlos de forma remota y en tiempo real y hacer que se comuniquen y reaccionen. Por ello, en ocasiones se habla de domótica 2.0.
Las diversas funciones de los objetos inteligentes pueden ser independientes o interconectadas y la información, transmitida por una instalación eléctrica, un sistema de cableado o inalámbrica a través de ondas de radio o WIFI, fluye en ambas direcciones entre los objetos inteligentes y la interfaz de control. Paralelamente al protocolo programado por el usuario, los sensores (termómetro, detector de luz, de movimiento, de humos, etc.) también comunican información al sistema informático, que avisará al usuario mediante una notificación, u ordenará la solución adecuada para los sistemas eléctricos (cierre de puertas, regulación de la luz). Por este motivo se habla de «hogar inteligente» o «smarthome» pese a que la domótica también se aplique en lugares públicos y empresas. Descubre todos nuestros productos

Ventajas de la domótica

Una instalación eléctrica domótica obedece ante todo a requerimientos de confort, tanto en las empresas como en el hogar. Ahorra tiempo, automatiza las tareas diarias, ahorra acciones repetitivas como el ajuste de la calefacción, la conexión de la alarma, el cierre de las persianas por la noche, etc. En el caso de personas con discapacidad o con pérdida de autonomía, la domótica proporciona un verdadero confort en términos de accesibilidad, desplazamientos por la vivienda e independencia en el hogar. Las interfaces de hoy en día son fáciles de usar, la instalación eléctrica se puede hacer aprovechando las obras de reforma o de adecuación de la instalación eléctrica del edificio a las normas en vigor y a menudo es posible una solución inalámbrica. En resumen, la domótica es una garantía real de autonomía y facilita la vida.
La domótica y los dispositivos inteligentes se perciben a menudo como un lujo, pero también permiten un importante ahorro de energía (electricidad, agua y calefacción). Usar la calefacción y la iluminación solo cuando es necesario y aprovechar la tarifa reducida de su contrato de electricidad puede reducir el consumo de energía y ahorrar dinero. Del mismo modo, un sistema de riego automático conectado a la instalación eléctrica puede regar el jardín teniendo en cuenta las previsiones meteorológicas para un mejor control del consumo de agua y un ahorro significativo en el presupuesto anual. Todo esto solo requiere una simple instalación eléctrica cuyo impacto apenas se nota en la factura eléctrica.

Domótica y seguridad

Por último, una instalación domótica es un valioso aliado en materia de seguridad. Tanto si se trata de simular una presencia humana durante su ausencia abriendo las persianas, detectar un incendio, una fuga de agua o una intrusión en casa o en la empresa a través de una cámara inteligente, una alarma o un detector de presencia, un hogar inteligente y la domótica garantizan la seguridad personal y material. Una seguridad que contribuye a la comodidad del hogar y garantiza una mayor tranquilidad tanto si estamos en casa como si no.
La domótica, como cualquier aplicación de un sistema informático, puede parecer complicada. Pero para el usuario (particular o empresa), solo aporta beneficios. Una vez presente en la vivienda con los sistemas informáticos adecuados y una sencilla intervención eléctrica según las normas, todo lo que tiene que hacer es utilizar su interfaz de gestión y disfrutar de su instalación.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información