Deducción fiscal

En Francia, la deducción fiscal es un sistema establecido por el Estado francés para reducir el importe del impuesto sobre la renta que debe pagar un contribuyente. Se habla de deducción fiscal cuando se resta una determinada suma del importe que una persona tiene que pagar a las autoridades fiscales.

El propósito de esta reducción es animar a los contribuyentes a realizar gastos considerados justos, como emplear a trabajadores en el domicilio para atender a personas o realizar obras que ahorren energía o reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. Con la concesión de una deducción fiscal por estos gastos, el Estado fomenta estas iniciativas y promueve su desarrollo.

Averigüe qué deducciones fiscales hay y en qué condiciones se aplicar esta reducción fiscal a los contribuyentes.

Deducción fiscal por obras para ayudar a las personas

Ciertos gastos por obras para ayudar a personas pueden beneficiarse de una deducción fiscal en el impuesto sobre la renta. Esto incluye, por ejemplo, la instalación o sustitución de equipos sanitarios, de seguridad o de accesibilidad diseñados para personas mayores o discapacitadas (dispositivos de elevación, pasamanos, revestimientos antideslizantes del suelo, aseos para personas discapacitadas, etc.).

La deducción fiscal equivale al 25 % del importe correspondiente al coste de instalación del equipamiento o al precio de compra del equipo. No obstante, los gastos incluidos en el cálculo de la deducción fiscal están limitados a 5000 € para una persona sola y a 10 000 € para una pareja que declara como unidad familiar, es decir, casada o en pareja. No obstante, el importe de la deducción fiscal podrá incrementarse en 400 euros por persona dependiente a cargo.

Deducción fiscal por la contratación de una persona en el hogar

Reservada antiguamente a los trabajadores y a solicitantes de empleo, la deducción fiscal para el empleo de una persona en el hogar se amplió a todos los contribuyentes por la Ley de Finanzas de 2017. Sin embargo, la obtención de la deducción fiscal solo es aplicable a partir del 1 de enero de 2018 para los gastos incurridos durante el años 2017. Por tanto, las personas que tengan derecho a este nuevo beneficio fiscal y que hayan incurrido en gastos en 2017 tendrán derecho a la deducción fiscal este año cuando presenten la declaración de la Renta en 2018.

El hecho de que un empleado trabaje en el domicilio permite, por tanto, beneficiarse de una deducción fiscal en determinadas condiciones. Las actividades que pueden acogerse a la deducción fiscal son las siguientes:
  • Cuidado de hijos
  • Refuerzo escolar
  • Asistencia a personas de edad avanzada o discapacitadas
  • Pequeños trabajos de jardinería
  • Pequeños trabajos de bricolaje
  • Mantenimiento del hogar y tareas domésticas
  • Soporte informático y de Internet
Todos estos servicios deben ser prestados dentro de su residencia principal por un empleado, una asociación, una empresa o un organismo autorizado o registrado. El importe de la deducción fiscal es del 50 % de los gastos realizados hasta un máximo de 12 000 euros anuales. Hay que tener en cuenta algunos límites específicos: los gastos anuales incluidos en el cálculo de la deducción fiscal no pueden superar los 500 euros para los pequeños trabajos de bricolaje, los 3000 euros para la asistencia informática a domicilio o los 5000 euros para los trabajos de jardinería. Descubre todos nuestros productos

Deducción fiscal para el cuidado de hijos fuera del hogar

Se concede una deducción fiscal en determinadas condiciones para el cuidado de hijos fuera del hogar. Para beneficiarse de esta deducción, el hijo debe tener menos de 6 años de edad el 1 de enero del año fiscal y estar a su cargo. El niño debe ser cuidado por un cuidador o por una institución para niños menores de 6 años (guarderías, centros de día, ludotecas, etc.). La deducción fiscal será del 50 % de los gastos soportados por los padres hasta un máximo de 2300 euros por hijo.

Deducciones fiscales particulares

  • Deducción fiscal por cuotas sindicales: Las cuotas sindicales dan derecho a una deducción fiscal equivalente al 66 % del total de las cuotas pagadas.
  • Deducción fiscal para la prevención de riesgos tecnológicos: Cuando así lo prescriba un Plan de Prevención de Riesgos Tecnológicos (PPRT), podrán deducirse del impuesto las obras de prevención de riesgos tecnológicos para la vivienda habitual. La deducción fiscal será entonces igual al 40 % del importe de la obra y del diagnóstico previo, hasta un máximo de 20 000 euros por vivienda.

Deducción fiscal por obras de ahorro energético

La realización de obras de renovación energética en su vivienda habitual también puede permitirle beneficiarse de una deducción fiscal. La deducción fiscal para la transición energética (CITE por sus siglas en francés), prevé el reembolso de hasta el 30 % de las cantidades destinadas a obras de mejora de la eficiencia energética del hogar durante un período de 5 años a partir del pago de la obra. Su importe máximo es de 8000 € para una persona sola, 16 000 € para una pareja y 400 € adicionales por persona a cargo.

La Ley francesa de Finanzas de 2018 redujo la deducción CITE para ciertas obras de aislamiento del 30 % al 15 % de los importes destinados a la sustitución de ventanas, puertas de entrada y persianas aislantes, así como para la instalación de calderas de gasoil. El Plan Climático del ministro Nicolas Hulot anuncia una deducción fiscal para 2019 en forma de bonificaciones concedidas a los particulares inmediatamente después de la finalización de las obras de renovación energética.
  • ¿Quién puede beneficiarse de la deducción fiscal por obras de ahorro energético?
Los beneficiarios de la CITE 2018 deben cumplir varias condiciones. Para beneficiarse de esta deducción debe ser propietario ocupante, arrendatario u ocupante a título gratuito (por tanto, los arrendadores están excluidos de esta medida) y el domicilio fiscal del hogar debe estar situado en Francia. Las obras deben realizarse en la vivienda habitual y esta debe tener más de dos años de antigüedad en el momento en que se inician las obras.
  • Equipos y materiales que pueden acogerse a la deducción fiscal
Las obras de renovación energética que pueden acogerse a la deducción fiscal se refieren principalmente al aislamiento, la calefacción y la producción de agua caliente sanitaria. Todas las obras deben ser realizadas por profesionales con la certificación EGR (garantía de calidad, seguridad ambiental y de eficiencia energética). Las obras que pueden acogerse a esta deducción fiscal son:
-Obras de aislamiento (suelo, paredes, cubiertas planas, áticos, tejados)
-Sustitución de puertas, ventanas y puertas de paso para terrazas, jardines e interiores
-Calderas de alta eficiencia energética
-Obras energéticas
-Bombas de calor
-Calefacción de leña o biomasa
-Calefacción y calentadores de agua solares
-Sistemas de suministro eléctrico.

También pueden deducirse otros gastos de transición energética. Esto incluye, por ejemplo, los gastos relacionados con las obras de conexión a una red de calefacción o refrigeración, o los importes destinados a la realización de un diagnóstico de la eficiencia energética sin obligación legal. La instalación de una estación de carga para un vehículo eléctrico también puede permitirle beneficiarse de una deducción en su impuesto sobre la renta.
  • Deducción fiscal y declaración de la Renta
La reducción ofrecida por la deducción fiscal de Transición Energética (CITE) debe ser declarada en la Renta en función de las obras usando el Formulario 2042 RICI (que desde el 2017 sustituye al formulario 2042 EQ). Este formulario debe adjuntarse a la declaración general. Debe conservar las facturas y otros documentos justificativos durante tres años.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información