Confort

El confort es un concepto complejo. Se refiere tanto a la sensación de satisfacción y tranquilidad como al conjunto de condiciones materiales y ambientales que contribuyen a este estado. Se trata, por tanto, de una noción subjetiva que combina diferentes elementos y que puede ser percibida de manera diferente según el lugar, las personas y el momento.

¿Cómo se puede definir la noción de confort?

Tratándose de un bienestar físico y mental así como del entorno global que promueve esta sensación, el confort se presenta como un concepto con múltiples dimensiones. Más que una noción absoluta, el confort es una combinación de elementos materiales, fisiológicos y psicológicos.

Además, el confort está relacionado con el desarrollo y la calidad de vida. Sin embargo, mientras que algunas personas llaman comodidad material al hecho de tener bienes materiales (medios financieros, coche, teléfono, diversos productos manufacturados), el acceso al agua potable y a la atención sanitaria es suficiente para otros. La idea de confort está, por tanto, estrechamente ligada al contexto.

Del mismo modo, hablamos de confort en el hogar cuando se cumplen las condiciones para el bienestar de los ocupantes de un espacio. Es imposible definir estas condiciones precisamente porque varían de una persona a otra, pero es posible basarse en normas o umbrales mínimos o máximos para cada elemento y eliminar las molestias en el entorno directo del hogar.

Componentes esenciales del confort

¿Cuáles son estos elementos que hay que controlar para asegurar un buen nivel de confort? A continuación se recogen las opiniones y consejos más comúnmente aceptados para una calidad de vida agradable.
  • Buena salud
El acceso a la atención médica es esencial, no solo para ser tratado en caso de enfermedad o problema de salud, sino también para mirar al futuro con confianza. Por ejemplo, un buen seguro de salud es una garantía de acceso a la atención médica. Más allá del aspecto puramente médico, también podemos incluir en esta categoría datos como el uso de un gimnasio para cuidar nuestro cuerpo o tiendas que ofrezcan productos orgánicos más saludables.
  • Confort material
Se necesita una mínima holgura económica para alcanzar un cierto nivel de vida. Más allá de las necesidades básicas, esta variable condiciona el acceso a muchos productos para mejorar el confort, el cuidado personal, del hogar, del coche y del entorno en general. Una cuenta bancaria bien provista y una tarjeta de crédito le permiten disfrutar regularmente, ya sea visitando una exposición, reservando un masaje o un tratamiento corporal, haciendo un viaje, comprándose regalos en las tiendas… Es sin duda una visión comercial y material del bienestar, pero es importante para muchas personas. Descubre todos nuestros productos

Variables de confort en el hogar

Evaluar el nivel de confort en el hogar requiere no solo los cinco sentidos, sino también datos que son imperceptibles a simple vista (contaminación) o intangibles (sensación de seguridad).
  • Confort térmico
Nos sentimos bien en casa cuando la temperatura es agradable y se adapta a su nivel de actividad y a la temperatura exterior. Teniendo en cuenta que las condiciones óptimas están en torno a los 21°C, existe una tendencia a favorecer una temperatura de solo 18°C en invierno, lo que se tolera fácilmente como medida de ahorro de costes. Sin embargo, este es un factor que debe matizarse en función de las distintas estancias de la vivienda: 16 grados es suficiente en el dormitorio, pero se necesitará más calefacción en el cuarto de un bebé o en los cuartos de baño.
  • Confort visual
La iluminación también debe ser la idónea para iluminar suficientemente cada espacio sin deslumbramiento. Es aún mejor si se dispone de un regulador para modular la luz de acuerdo a las actividades. Idealmente, un detector de presencia puede incluso activar el encendido: es conveniente para las personas con movilidad reducida o simplemente si tiene las manos ocupadas. Otro factor determinante en el ambiente del hogar es la humedad ambiental, que puede distorsionar la percepción de la temperatura. Para un confort óptimo, se recomienda mantener la humedad relativa entre el 40 % y el 60 %. Por encima de estos valores, la humedad impide que el cuerpo se enfríe en verano. El exceso de agua en el aire también tiene consecuencias para la salud y puede ser la causa de problemas respiratorios como el asma. Es importante tener cuidado, especialmente si hay un bebé o niños en casa.
  • Confort acústico
También es importante cuidar la exposición al ruido en casa. El número de decibelios influye en el estrés que se siente, el grado de atención y la calidad del sueño de todos, adultos o bebés. Por tanto, un buen aislamiento acústico es esencial, al menos en la habitación para protegerse del ruido exterior (coche, transeúntes, tren…), pero también en cada zona en la que se quiera mantener la calma.
  • Sensación de seguridad
Otro factor determinante es la sensación de seguridad, que es esencial para la comodidad. No dude en reforzar la seguridad de su vivienda (alarmas, cámaras de vigilancia, puerta blindada, etc.) para evitar ser el blanco de ladrones o agresores. Optar por un seguro con buenas coberturas por robo también es una buena manera de sentirse seguro. No descuide tampoco los peligros que pueden venir del interior (incendio, intoxicación por gas, etc.) y protéjase con los equipos de seguridad adecuados (detectores de humo, sensor de CO2, etc.). Para todas estas cuestiones de seguridad, no dude en consultar a una empresa especializada en productos de prevención o en pedir asesoramiento a su compañía de seguros.
  • Confort respiratorio
Un buen ambiente también se define por la calidad del aire que se respira en él. Asegúrese de ventilar cada zona de la casa con frecuencia para diluir los contaminantes potenciales (COV, partículas finas, monóxido de carbono, etc.) y cuide su equipo de calefacción con un mantenimiento regular.
  • Comodidad sin esfuerzo
Por último, la sensación de bienestar debe ser natural, no dar la impresión de ser una búsqueda extenuante que pueda generar estrés. No dude en utilizar sistemas inteligentes o domótica para automatizar las pequeñas y tediosas tareas de la vida cotidiana (regular la calefacción, encender la alarma, comprobar la calidad del aire ambiente, etc.) Existen muchos productos en la web y en tiendas especializadas para cuidar de usted sin esfuerzo y facilitarle la vida diaria.

¿Cómo crear un alto nivel de confort para los habitantes de una casa?

Una casa inteligente es la garantía de disfrutar de un confort a la carta. Los objetos inteligentes pueden mejorar cada aspecto de su vida cotidiana y ayudarle a sentirse mejor en casa. Regular la temperatura de cada habitación con un termostato, controlar la humedad en la habitación del bebé o el nivel de CO2 en el comedor, garantizar la seguridad de la propiedad y de las personas con una cámara de vigilancia o un detector de humo son algunas de las acciones esenciales para cuidar de los ocupantes de la casa.

Las nuevas tecnologías e Internet son sus mejores aliados para gestionar todo esto sin pensar en ello, desde el teléfono, sin estrés, desde el coche, desde la oficina e incluso si está de viaje. También se considera que el «confort del control» es importante en la sensación de bienestar, y que la posibilidad de actuar en condiciones externas es una fuente de serenidad.

Descubre todos nuestros productos

Estación Meteorológica Inteligente

Más información

Termostato Inteligente

Más información

Cámara Interior Inteligente

Más información

Cámara Exterior Inteligente

Más información